Publicado el 2 de febrero de 2015

Entrevistamos a Veronica Boutelle (dog*tec)

Días antes de su seminario “Conviértete en un profesional de éxito de la educación canina” en el Instituto Tecnológico EDUCAN, Luis Souto entrevista a Veronica Boutelle, fundadora y directora de dog*tec.

L.S.: Veronica, muchas gracias por concedernos esta entrevista. Tu perfil en el mundo del perro es, a semejanza del de nuestro Director Técnico y fundador de EDUCAN Carlos Alfonso López, muy especial ya que combinas conocimientos empresariales y sobre perros a un nivel altísimo. ¿Podrías explicarnos de forma breve cuáles fueron tus inicios en cada uno de estos frentes?

V.B.: Originalmente mi carrera estaba relacionada con la educación. Mi trabajo con perros empezó como paseadora y eventualmente pasé a ser entrenadora. Era la propietaria de una empresa que prestaba estos dos tipos de servicios cuando me pidieron que me incorporara como entrenadora a la protectora de San Francisco (Society for Protection of Cruelty to Animals –  en adelante SF SPCA). Posteriormente me ofrecieron que dirigiera el Departamento de Conducta y Entrenamiento de la SF SPCA, una institución que en aquellos momentos lideraba el sector del entrenamiento canino en EE.UU. Mis funciones consistían en supervisar este gran departamento, así como los programas de entrenamiento para perros acogidos en el albergue y la Academia para Entrenadores, con cursos impartidos por Jean Donaldson y en una de cuyas primeras promociones me gradué. Cada año salía de la Academia un grupo de entrenadores que eran muy buenos, pero que sin embargo, fracasaban en el mercado laboral: tenían las aptitudes técnicas, pero les faltaba el know how empresarial.  De ahí surgió la idea de fundar dog*tec.

L.S.: Tu firma está especializada en la provisión de servicios a profesionales en el sector de los perros. ¿Qué ofrecéis exactamente?

V.B.: Nuestra misión en dog*tec es ayudar a los educadores caninos y a otros profesionales del mundo del perro para que tengan éxito con sus empresas y puedan así ayudar a más perros. Para ello ofrecemos servicios de consultoría y coaching individualizados, cursos y materiales diseñados para ayudar a alcanzar el éxito profesional.

L.S.: Con independencia del país, el mercado de la educación canina está caracterizado por la presencia de microempresas de carácter eminentemente local. ¿Pueden estas pequeñas empresas permitirse los servicios que les ofrecéis en dog*tec? ¿Pueden no permitírselos?

V.B.: A la primera pregunta he de responderte que fijamos nuestros precios teniendo en cuenta las características del sector en el que operamos. Respecto a la segunda, que por cierto me encanta, a los educadores caninos les suele dar miedo gastar dineroEs comprensible ya que lo pasan mal para llegar a fin de mes, pero la cuestión es que no tiene por qué ser así. Uno se puede ganar muy bien la vida como educador canino a condición de invertir en la empresa, de forma análoga a cómo invertimos para adquirir nuestras habilidades como educador.

L.S.: El moderno educador canino necesita combinar conocimientos científicamente actualizados de adiestramiento, destrezas psicológicas para interactuar con sus clientes humanos y, por último, habilidades empresariales para llevar a buen puerto sus proyectos empresariales en un mercado cada vez más competitivo. En el Instituto Tecnológico EDUCAN prestamos siempre atención a estos tres campos, pero es con diferencia en el último en el que encontramos menor motivación por parte de los educadores. ¿Por qué crees que a los educadores caninos les cuesta tanto verse a sí mismos como personas de negocios y cómo se puede cambiar esto?

V.B.: La cuestión es que no nos parece igual de interesante ¿verdad? La conducta canina es fascinante y cambiarla resulta muy gratificante. Pese a que solemos quejarnos del elemento humano que implica el trabajo como educador canino, esa faceta también tiene su atractivo; no hay nada como la cara de un cliente cuando su perro comienza a comprenderlo, y a qué educador no le refuerza comprobar los cambios derivados en la conducta del cliente. En comparación con estos dos campos, la parte comercial puede parecer árida y a menudo también intimidatoria. Sin embargo, una vez que empiezas a aprender algunas destrezas comerciales y compruebas la diferencia que se logra con su aplicación puede volverse igual de fascinante.

El otro freno que está actuando en mi opinión es que por naturaleza los educadores caninos solemos ser personas altruistas: Queremos adiestrar a los perros porque nos importan profundamente. Al empezar a desempeñar esta labor por dinero y no sólo por amor, se despierta en nosotros una cierta culpabilidad.  En dog*tec facilitamos a los educadores la tarea de desactivar este freno ayudándoles a comprender que, a través de la gestión eficiente de sus empresas, pueden ayudar a más perros y hacerlo de forma también más efectiva.

Recuerdo que hace 11 años, cuando empezamos con dog*tec, me hice esta misma pregunta: ¿Podremos cambiar la forma en que los adiestradores sienten respecto al mundo empresarial? ¿Podremos impulsarles a verse de una forma distinta sin que tuvieran que renunciar a sus valores? Una década más tarde me congratula decir que la respuesta ha sido un sí rotundo.

L.S.: Estamos entusiasmados de que el próximo fin de semana impartirás un seminario en el Instituto Tecnológico EDUCAN titulado “Cómo convertirte en un profesional de éxito de la educación canina”, programa en el que nuestros casi 40.000 seguidores podrán inscribirse para cursarlo desde cualquier lugar del mundo a través de streaming. ¿Crees que un programa de dos días puede marcar la diferencia en la forma en que los educadores caninos llevan sus negocios?

V.B.: Sí, lo creo. Es lo que he visto a lo largo de más de once años enseñando habilidades empresariales a profesionales del sector por todo el mundo. El fin de semana nos permitirá alcanzar dos metas: (1) empezar el proceso de cambio de perspectiva, empoderando a los educadores caninos a pensar sobre sí mismos de una manera distinta; y (2) compartir algunas sencillas “pistas” y estrategias que marcan una diferencia neta respecto a las cotas de éxito alcanzadas. A partir de ahí animo a los participantes para que continúen aprendiendo y creciendo en sus habilidades empresariales y en confianza, pero desde luego mi objetivo es situar firmemente a mis alumnos en la senda del éxito a lo largo de estos dos días que pasaremos juntos.

L.S.: Te has forjado una reputación por lograr transmitir a personas que no somos expertos conceptos empresariales complejos de forma simple. Por ello, aun sabiendo que es una pregunta injusta, no puedo evitar hacértela: ¿Nos podrías decir las 3 cosas más importantes que nos conviene hacer a los educadores caninos y las 3 cosas a evitar?

V.B.: Se te da bien poner tarea 😉 Aquí tienes las 3 cosas a hacer:

      1. Haz marketing de tu empresa, y no lo hagas de la forma en que tendemos a hacerlo por defecto. En su lugar, sé creativo y hazlo de manera que compartas tu conocimiento y especialización. A este respecto, compartiré un amplio abanico de ideas vibrantes y divertidas a lo largo del fin de semana.
      2. Valórate y pon a tus clientes en disposición de tener éxito. Esto implica sobreponerse al miedo y la incomodidad que los educadores caninos sienten acerca del dinero y los aspectos de venta de sus empresas, y empezar a cobrar lo que de verdad vales. Dedicaremos también mucha atención a esto durante el seminario. Los resultados suelen sorprender a los educadores caninos, pues perciben cómo pueden aprender a sentir de un modo distinto sobre estos asuntos.
      3. Aprende a gestionar tu tiempo. Llevar una empresa plantea muchos retos y, entre ellos, la gestión del tiempo y la organización no son los de menor calado. Cuando uno tiene su propia empresa se corre el riesgo de sentir que nunca se ha hecho lo suficiente y que siempre se está de guardia. En este sentido enseñamos varias estrategias simples dirigidas a que los adiestradores aprendan a equilibrar sus vidas profesionales y personales, logrando mayores avances, pese a poder disfrutar de tiempo libre de forma regular.

En cuanto a las 3 cosas de las que conviene abstenerse, están muy relacionadas:

      1. No lo hagas tú todo. Por ejemplo, si te propones en serio ganarte la vida adiestrando, invierte en otros aspectos clave (una marca profesional, una página web etc.); te lo debes a ti mismo y cada euro que gastes en ello volverá a ti multiplicado.
      2. No cobres de menos, adiestres gratis u ofrezcas descuentos para atraer clientes. Tampoco ofrezcas consejos gratuitamente a menos que lo hagas en el contexto de una operación de marketing. Explicaré las razones para estas premisas a lo largo del fin de semana, pero en última instancia la cuestión es que tales estrategias no sólo dañan tu empresa, sino que también son nocivas para los clientes y para sus perros.
      3. No dejes que los clientes te impongan sus horarios. Muchos adiestradores se minusvaloran a sí mismos formulando preguntas abiertas al cliente como “¿A qué hora te va bien que quedemos?”, en lugar de darle a elegir entre opciones cerradas. Tienen miedo de que no les contraten, pero es un craso error. Lo único que se consigue así es un horario ineficiente y que te obliga a correr de un lado a otro, sin olvidar el riesgo de que los clientes no te perciban como un auténtico profesional.

L.S.: Como nos acabas de demostrar, dog*tec ha adoptado la generosidad de la información como carta de presentación. ¿Cómo puede el dar algo gratis convertirse en una forma de hacer  buenos negocios? Y, en este sentido ¿qué pueden ofrecer los educadores caninos gratuitamente sin sacrificar su retribución?

V.B.: Es una de las cosas que enseñaré durante nuestro seminario: el poder del contenido y de la formación para atraer clientes. Se trata de mostrar, en lugar de contar. Es decir, podría contarte que tengo buenos consejos empresariales que pueden ayudarte a conseguir el éxito, pero será mucho más fácil que me creas si lo ves por ti mismo. De forma análoga, los potenciales clientes serán más proclives a contratar los servicios de un adiestrador si sienten una conexión con el educador canino: si les gusta su estilo, se sienten cómodos comunicando y vislumbran su competencia técnica y las formas en que el profesional puede ayudarles. Dicho esto, no tiene que preocuparte el que a veces, pese a haber mostrado, no te contraten. Hay personas que les gusta a hacer las cosas por sí solas, hay personas que nunca van a contratar a un profesional y, a fin de cuentas, compartir un poco de información de calidad no puede cambiar estos rasgos.

L.S.: Hablando de valores de marca, has escrito en uno de tus libros que estos valores son la piedra angular sobre la que reposa la construcción de una marca. ¿Cuál es la importancia de esto para los educadores caninos? ¿Acaso sus ofertas son excesivamente homogéneas?

V.B.: A menudo,sí. Sin embargo, lo que me parece más preocupante es la adopción de valores de marca inadecuados, desviados del objetivo. Los educadores caninos tienden a escribir su mensaje como si éste fuera dirigido a otros educadores caninos o a los perros. Muy pocas veces veo un mensaje de marketing centrado en las razones más profundas por las que un propietario recurre a los servicios de un educador canino. A lo largo del fin de semana pasaremos revista a un montón de ejemplos de buenos y malos mensajes de marketing.

L.S.: Otra palabra clave en tu glosario de convicciones empresariales es “colaboración”. ¿Qué beneficios aporta la colaboración con otros profesionales incluyendo con otros educadores caninos?

V.B.: Lo que hemos descubierto es que los adiestradores que se ven como colegas en lugar de competidores tienen más éxito. Creemos que hay varias razones que explican esta constatación, incluyendo una tasa menor de agotamiento profesional, el compartir buenas ideas y el concentrar sus energías en lograr el éxito, en lugar de hacerlo sobre el temor a la competencia. Ahora bien, con independencia de cuáles sean las razones subyacentes, los resultados son claros. Por otra parte, al margen de los aspectos prácticos, me gusta que los profesionales se traten entre sí con el mismo respeto que ofrecen a los perros.

L.S.: Ahora mismo EDUCAN tiene a la mitad de su equipo desplazado a Buenos Aires impartiendo cursos, de modo que me gustaría preguntarte sobre la cooperación transnacional y la internacionalización en el mundo de la educación canina. Parece que, salvo contadas excepciones, las empresas del sector fueran reticentes a dar el salto. ¿Crees que vale la pena o son demasiado altos los riesgos?

V.B.: Es interesante porque cuando empecé a viajar por otros países impartiendo formación me preocupaba mucho la cuestión de si nuestras enseñanzas y mensaje serían relevantes en otras latitudes. Por ello dediqué mucho tiempo a entender el contexto de cada zona geográfica a la que viajábamos. Descubrí que, salvo unas pequeñas diferencias aquí y allí, el contexto empresarial, las preocupaciones, preguntas, prácticas y demás guardaban una increíble similitud de un lugar a otro. De modo que da lo mismo en qué estado de EE.UU. me encuentro, o si voy de viaje a Nueva Zelanda, a Chile o a otros destinos que he visitado.Todo esto significa que desde luego vale la pena:Las oportunidades de aprender y crecer juntos son inmensas.

L.S.: Hasta la fecha has escrito tres libros sobre los aspectos empresariales del mundo canino (véase sección bibliográfica más abajo). ¿Sentías que había un déficit de información sobre estos aspectos? ¿Crees que aún es éste el caso?

V.B.: Desde luego que sí. Cuando escribí mi primer libro no había nada escrito sobre estos temas en nuestro sector y, a pesar de que algunas ideas y prácticas son de aplicación con independencia del sector, la realidad es que el mundo del perro presenta importantes peculiaridades. Afrontamos retos singulares que no abordan de manera adecuada las obras generales existentes. Entre ellos, el principal sería que la mayoría de los propietarios de empresas de adiestramiento no se consideran a sí mismos empresarios. Tras más de 10 años de arduos esfuerzos, el paisaje ha experimentado pequeños cambios en EE.UU., al pasar la mayoría de entrenadores a reconocer la importancia de adquirir habilidades empresariales. Por otra parte, en la actualidad muchos centros caninos nos contratan para ofrecer la parte empresarial de su curriculum a alumnos en ciclos de formación para convertirse en educadores caninos. Pese a las mejoras, aún tenemos mucho camino que recorrer si comparamos nuestro sector profesional con otros.

L.S.: Tras más de una década ofreciendo servicios de consultoría a otros profesionales del mundo canino, ¿cuáles serían los retos y tendencias a día de hoy?

V.B.: Como ya he dicho, las cosas están mejorando en el sentido de que los adiestradores están cada vez más dispuestos a poner una parte de sus esfuerzos formativos en los aspectos empresariales de su profesión. Estamos en el camino para convertir nuestro sector en uno realmente profesionalizado. Sin embargo, los retos principales siguen siendo los mismos: la vertiente empresarial no es tan divertida como la conducta canina y, por otra parte, está esa tendencia de los educadores caninos a sentir que es incorrecto llegar a vivir bien haciendo uso de sus habilidades profesionales. Pienso que quienes acudan al seminario en el Instituto Tecnológico EDUCAN el próximo fin de semana comprobarán cómo se puede ser al tiempo ético, una persona de negocios con éxito y un entrenador increíble. De hecho, no sólo no son términos contrapuestos, sino que van de la mano. ¡Y espero también poderos convencer de que, además, puede ser también divertido!

L.S.: ¿Qué pueden hacer los educadores caninos para estar a la altura de los nuevos retos empresariales?

V.B.: Asumir la idea de trabajar sobre la vertiente empresarial de sus negocios con la misma energía que ponen en el adiestramiento. Éste es el mensaje central de dog*tec y que espero poder transmitiros este fin de semana. No sólo transmitirlo, sino también hacerlo posible e incluso que os resulte emocionante.

L.S.: Muchas gracias, Veronica. Esperamos tu seminario con muchísima ilusión.

V.B.: Un auténtico placer, Luis. ¡Estoy deseando que llegue el fin de semana para conoceros a todos personalmente!

BIBLIOGRAFÍA DE VERONICA BOUTELLE (dog*tec):

    • How to Run a Dog Business: Putting Your Career Where Your Heart Is.
    • Minding Your Dog Business: A Practical Guide to Business Success for Dog Professionals.
    • The Business of Dog Walking: How to Make a Living Doing What You Love.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *