[responsive_menu menu_to_use="menu-superior-pa-responsive"]

Ahogarse.

Publicado el 25 de mayo de 2016

pa-accion-ahogarseMe envía Sergio Meneghello información sobre uno de esos dramas ocultos que implican la muerte y el sufrimiento de muchos animales, y me informa de la posibilidad de solucionarlo, para lo que se están recogiendo firmas.

Corzos y jabalíes principalmente, pero también zorros, perros, gatos y ovejas, se están ahogando los canales de riego del río Duero.pa-accion-corzos

Decenas de animales cada semana. Cientos cada año.

¿Por qué sucede esto? ¿Es algo normal?

Los animales terrestres pueden (podemos) ahogarse, esto es obvio. Sin embargo no es algo demasiado frecuente.

Esto es porque normalmente están preparados para gestionar su ecología, de eso se encarga la evolución, que lleva a una lenta y continua adaptación al entorno en el que viven.

Así, aquellos animales que tienen que abrevar en un río tienen posibilidades de salir de él si cayeran dentro, por lo que las muertes por ahogamiento son inusuales, deben darse muchas circunstancias juntas para que suceda.

Esto cambia ante circunstancias que modifiquen brusca y fuertemente las condiciones físicas de su ecología, de manera que sea imposible adaptarse a ellas.

Pero los animales aún tienen otro recurso para gestionar cambios rápidos e inesperados: la neofobia. Algo muy diferente a lo conocido, algo muy novedoso, será evitado, esta es una buena manera de ahorrarse problemas.

Los canales de riego del Duero no les parecen una novedad a los animales, son similares a un rio, por lo que los consideran seguros. Algo que pueden gestionar.

Pero no es así.

Estos canales son trampas perfectas: no están vallados, son de cemento y tienen forma de V o U. Si un animal intenta beber y cae no puede salir. Frenéticamente intentará alcanzar la orilla cercana, pero sus patas resbalarán una y otra vez en el cemento redondeado impidiéndole lograrlo.

Se ahogará entre pánico e incomprensión.

Aquí tenéis un video de un grupo de jabalíes intentando salir de uno de estos canales del Duero sin lograrlo.

Los jabalíes son muy inteligentes y muy sociales, acuden rápidamente a defender a sus crías cuando estas emiten sonidos de alarma o miedo, aun a costa de su seguridad ¿Qué sentirá una especie así al ahogarse entre los gritos de terror de toda su familia, de todos a quienes ama y por quienes se preocupa?

pa-accion-jabalies

Ahogarse puede parecer una muerte natural, pero en este caso no lo es en absoluto: Hemos tendido una trampa mortal a los animales que viven en las zonas donde construimos estos canales. Una trampa de indiferencia y desinterés.

Es una creencia arraigada inconscientemente que a nuestro poder sobre el resto de los animales le acompaña algún tipo de validez moral para hacer cualquier cosa sin tener en consideración otro aspecto que nuestra conveniencia.

No es cierto.

Precisamente nuestro poder, junto a nuestro conocimiento sobre cómo afectan a los demás animales nuestros actos, nos obliga, nos debería obligar, nos exige, nos debería exigir, asumir la tutela y el cuidado de aquellos cuya casa alteramos para nuestro beneficio.

Por eso os pido que firméis esta petición en change.org para que se instalen vallas en los canales de riego para impedir la caída de los animales y/o rampas que les permitan salir de ellos en caso de que lleguen a caer allí.

Le agradezco realmente a Sergio la oportunidad de que Pensamiento Animalista pueda colaborar con quienes están luchando por los animales en frentes poco reconocidos y vistosos.

Estas luchas animalistas discretas, son las más solitarias y las que más apoyo necesitan.

Nadie saltará a la fama con el éxito de esta iniciativa, pero los jabalíes, los corzos… podrán saltar fuera del agua. Y eso sí es importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.