Nuestros servicios: Con nosotros, en nuestras instalaciones

Cuando la educación busca desarrollar saludablemente las capacidades de nuestro amigo canino para relacionarse se requerirá la presencia e interacción de varios perros y personas simultáneamente: un entorno social similar al que encontrará en sus paseos y salidas, pero controlado de tal manera que facilite un aprendizaje seguro y progresivo.

También puede suceder que nuestros horarios no nos permitan tener la continuidad necesaria para hacer progresar el entrenamiento de nuestro perro.

En ambos casos resulta una solución óptima trabajar en nuestras instalaciones, donde el entorno esta diseñado para facilitar el aprendizaje y tu perro cuenta con la tutela continua de nuestros especialistas.

Para educar a tu cachorro mientras aprendes a comprenderlo

En EDUCAN sabemos que el cachorro es un recién llegado que debe adaptarse, no sólo a su nueva casa, sino al mundo de las personas, tan diferente del suyo. También necesita desarrollar sus capacidades sociales para jugar y relacionarse de forma divertida y segura con otros perros. Para conseguir estas metas adiestramiento y educación han de ir de la mano. Por ello os presentamos los nuevos cursos EDUCAN para cachorros, ¡ideales para aprender y socializar al cachorro al mismo tiempo!

Si tu perro tiene más de seis meses de edad, lo que te puede interesar son nuestros cursos para jóvenes. También disponemos de adiestradores profesionales que podrán prestar una dedicación exclusiva a tu cachorro.

¿EN QUÉ CONSISTEN LOS CURSOS PARA CACHORROS?

Nuestros cursos tienen los siguientes objetivos:

Adiestramiento: Para conseguir un mejor manejo de nuestros perros cuando sean adultos necesitaremos solicitarles acciones (venir a la llamada, permanecer sentado o tumbado…) que los hagan manejables, facilitando sus salidas con nosotros, ya sea por la ciudad o el campo. Si enseñamos estas conductas desde cachorros serán mejor aprendidas y más eficaces. En nuestro curso se les enseñará de manera divertida y eficaz, con una atención especial en acudir con el tutor cuando se le llama.

Educación: Controlar la fuerza de la mordida, qué formas de jugar son aceptables y cuáles no, cómo enseñar unos hábitos higiénicos correctos… Cachorro y tutor sabrán qué hacer para conseguir que, también en casa, la convivencia sea divertida y educada.

Socialización: Los perros disfrutan jugando y relacionándose con otros perros si desde pequeños se les enseña la forma correcta de hacerlo. Pondremos los cimientos de un adulto sociable y juguetón que pueda tener un montón de amigos caninos y humanos.

Equilibrio: Potenciaremos sus capacidades físicas y mentales para evitar que pueda volverse un adulto agresivo o inseguro. Un perro equilibrado es más feliz y hace más felices a quienes conviven con él.

Desarrollo de las capacidades motoras: Se ha comprobado que los cachorros que realizaban ejercicios de coordinación, movilidad y propiocepción tienen de adultos mejores capacidades físicas que los que no lo hacían, por ello estos ejercicios son parte fundamental de nuestro programa de trabajo con cachorros. Además de ser muy divertido.

¿CÓMO SE DESARROLLAN?

Nuestros cursos educativos para cachorros tienen una didáctica muy estudiada y definida, esto evita improvisaciones y pérdidas de tiempo:

Formación de los tutores: Hacer algo sin saber el porqué no es formativo, daremos unas cortas clases teóricas con todo lo que se debe y no se debe hacer para la educación correcta del cachorro. Así se puede seguir educando al cachorro en casa y durante sus paseos.

Laberintos y casas de la risa: El resolver complicados laberintos, abrir y entrar en cajas y un montón de pruebas similares para conseguir su premio desarrolla las capacidades cognitivas del perro, su coordinación física y el sentido del olfato.

Solución de problemas: Para llevar al máximo su inteligencia y divertirles tenemos un programa de juegos de dificultad progresiva que dará al cachorro la estimulación mental óptima.

Gestión del estrés: La capacidad para resistir al estrés y responder a su aparición de la mejor manera posible depende mucho de la formación en la primera etapa de vida.
Haremos ejercicios y juegos que prepararán a nuestro perro para superar con tranquilidad y seguridad la mayoría de situaciones estresantes que pueda encontrar de adulto.

Manipulación y guiado: Un perro que se deja manejar y guiar aprenderá más rápido, será mejor analizado durante las exploraciones veterinarias y tendrá más facilidad para trabajar en equipo con su tutor. Enseñarle a disfrutar del manejo es sencillo y potencia la buena relación del cachorro con nosotros.

Juegos de avanza y resuelve: Con la seguridad como premisa, prepararemos suelos inestables, piscinas de pelotas, pasarelas y otras divertidas formas de potenciar que el cachorro mejore la seguridad en sí mismo, su sentido del equilibrio y propiocepción.

Enseñanza de la llamada: La llamada es la más importante acción que solicitaremos al perro adulto para su manejo, por eso debemos darle una especial importancia y enseñarla desde cachorro.

Enseñanza de acciones de manejo: Además de la llamada enseñaremos al perro a sentarse, tumbarse, permanecer quieto…

Juegos sociales: Juegos de varios cachorros con una serie de normas que les enseñen lo que es correcto y lo que no al relacionarse con otros perros ¡si lo haces mal dejas de jugar!

Paseos grupales: Una de las mejores formas de conseguir que un grupo de cachorros se lo pase bien y aprenda a comportarse es dando paseos con ellos por lugares seguros e interesantes.

Rutas formativas: Todo lo anterior se organiza de manera que cada poco tiempo el cachorro y el tutor pasarán de una actividad a otra, lo que hace mucho más ameno e interesante el entrenamiento para el cachorro (¡y para el tutor!). Huye de las repeticiones interminables de las mismas cuatro o cinco conductas.

Para que la adolescencia de tu perro no te traiga de cabeza.

Los perros jóvenes son con frecuencia los más problemáticos: la madurez hormonal, la gran vitalidad e impulsividad propias de esta etapa pueden ser un caldo de cultivo para agresiones, desobediencias o simplemente desajustes en su relación con las personas que conviven con ellos, generando infelicidad tanto de estas como del perro.

Tener ayuda con la adolescencia rebelde de nuestro amigo canino nos llevará a que esta sea la época de máxima compenetración con él, la más divertida y enriquecedora. Tu perro está aprendiendo a ser adulto, y tú puedes ayudarle si sabes cómo.

En nuestros cursos para jóvenes te enseñamos a hacerlo. Son una continuación perfecta de nuestros cursos para cachorros. También disponemos de adiestradores profesionales que podrán prestar una dedicación exclusiva a tu perro.

¿EN QUÉ CONSISTEN LOS CURSOS PARA PERROS JÓVENES?

En estos cursos nos marcamos los siguientes objetivos:

Adiestramiento: Tener un perro joven sin un entrenamiento consistente para manejarlo en las situaciones cotidianas mermará su calidad de vida (que no puede ser soltado para jugar o no sale a pasear con tanta frecuencia como podría porque tira de la correa) y/o supondrá un riesgo para él y para los demás (si el perro desobedece podría cruzar calles, tirarnos al suelo al llevarle de la correa…). Este es uno de los puntos más relevantes en este curso.

Socialización: Los perros jóvenes frecuentemente empiezan a mostrar problemas al relacionarse con otros perros, incluso con aquellos que conocen desde siempre, también pueden resultar bruscos o recelosos con personas. Este es el momento crítico para consolidar un perro amigable, si dejamos pasar esta etapa sin solucionar estos desajustes tendremos un adulto problemático que requerirá atención especializada para recuperar la normalidad.

Educación: Aunque la educación puede parecer menos relevante que en un cachorro no debe ser descuidada, la transición hacia el adulto conlleva muchos riesgos de perder las buenas costumbres que hayamos conseguido, por ello debemos tener atención en que la exuberancia de la adolescencia no vuelva a nuestro perro brusco o desabrido.

Autocontrol: Un perro joven está rebosante de energía, saltos, tirones, carreras por el sofá… Es necesario enseñarle a que se autocontrole, si no lo hacemos se puede terminar cayendo en castigos y enfados que no tienen sentido y cuyos resultados se deben más a romper la alegría del perro que a su calidad didáctica. Si no enseñamos autocontrol en este momento difícilmente se enseñará después.

Trabajo en equipo: El perro tiene que asumir un papel coordinado y colaborativo con los miembros de su grupo social. Tenemos dos opciones: o el perro hace cosas con nosotros o nos terminará haciendo cosas a nosotros.

Ejercicio como inductor de tranquilidad: Cuando un perro joven necesita descargar su energía y no le damos la actividad adecuada puede terminar realizando alguna que no sólo no nos convenga sino que tenga un efecto excitante que agrava el problema a largo plazo y puede terminar generando un adulto hiperactivo o muy exigente de atención con sus tutores. Sin embargo si sabemos elegir ejercicios y actividades formativas adecuadas conseguiremos que el perro se divierta y se agote pero también que se relaje y tranquilice. El efecto a largo plazo es un perro que sabe cuándo y dónde generar actividad y cuándo y dónde debe estar calmado.

¿CÓMO SE DESARROLLAN?

En los cursos para perros jóvenes tenemos la siguiente línea de trabajo:

Trabajo de olfato: Entrenar al perro a usar su nariz le enseña a autocontrolarse y gestionar su impulsividad para poder ser eficiente en la búsqueda. Enseñando al perro a localizar a su tutor escondido o juguetes ocultos, incluso un grano de café enterrado en el campo, estamos dándole una actividad que favorece la concentración y que resulta en un perro feliz, relajado ¡y una persona impresionada con lo que puede hacer su amigo de cuatro patas!

Juegos de traer y soltar: El juego es un constructor inmejorable de la forma de actuar del perro, en su adolescencia es frecuente que muchos perros empiecen a dejar de traernos los juguetes e incluso nos toreen al intentar quitárselos, lo que puede desajustarnos todo el adiestramiento y equilibrio del perro, que aprende a ser desobediente e hiperactivo. Este es el mejor momento para enseñarle que es más divertido jugar con nosotros que jugárnosla.

Juegos de tirar y soltar: Tironear de los juguetes es una conducta normal y saludable para los perros, sin embargo si no le damos normas claras el juego puede volverse desagradable e incontrolable, pudiendo llevar a verdaderos problemas de obediencia e incluso potenciar determinadas formas de agresión. El perro debe jugar, pero es nuestra responsabilidad enseñarle e indicarle cómo.

Relajar y activar: Enseñaremos a nuestro perros a relajarse y activarse con ayuda de una señal, consiguiendo que su estado emocional se mantenga en el nivel adecuado.

Formación de los tutores: Hacer algo sin saber porqué no es formativo, daremos unas cortas clases teóricas con todo lo que se debe y no se debe hacer con el perro joven. Así se puede continuar el trabajo en casa y durante los paseos.

Potenciación de la llamada: La llamada es la conducta más importante que solicitaremos al perro adulto para su manejo, buscaremos que acudan en las situaciones más cotidianas y difíciles: mientras juegan con otros perros, cuando se van a perseguir una pelota ajena…

Enseñanza de acciones creativas:Además de trabajar y avanzar en los comportamientos ya conocidos (sentarse, tumbarse, andar al lado…) enseñaremos al perro divertidas acciones nuevas (saludar, andar hacia atrás, hacerse el muerto…) que mantendrán su mente ocupada y su atención en nosotros. Obedecernos, dejarse dirigir por nosotros, será enriquecedor, divertido y apetecible.

No tirar de la correa:Además de entrenarles para andar a nuestro lado enseñaremos al perro a pasear relajado yendo de la correa, así podremos darle un paseo divertido y satisfactorio incluso en aquellos lugares en los que, por legislación o seguridad, no podamos soltarlos.

Sesiones comunes: Durante las clases los perros aprenden cuándo pueden jugar con los otros perros y cuándo deben concentrarse en lo que indica su tutor, además si el perro actúa brusca o inadecuadamente durante el juego se le corrige no dejándole participar en las actividades durante un rato, con lo que se esfuerza al máximo en portarse bien para seguir trabajando. Conseguimos interés e implicación del perro en el trabajo y un perro sociable con los otros perros.

Paseos grupales: Una de las mejores formas de entrenar las habilidades sociales de los perros es dando paseos con ellos por lugares seguros e interesantes. Cuando alguno se porte mal se le impide seguir divirtiéndose, así que ellos son los más interesados en controlarse y evitar grescas.

Rutas formativas: Todo lo anterior se organiza de manera que en cada sesión el perro cambia de una actividad o otra cada poco tiempo lo que hace mucho más ameno e interesante el entrenamiento para el perro (¡y para el tutor!). Huye de las repeticiones interminables de las mismas cuatro o cinco acciones, con un cachorro es aburrido, con un perro joven genera desinterés de la clase y de su tutor.

Si tu hobbie es disfrutar de tu perro y el de tu perro disfrutar contigo.

Un lugar donde podemos encontrarnos y avanzar los que entendemos el adiestramiento como una actividad divertida, una afición que compartimos con nuestros perros, donde la socialización y la mejora de calidad de vida de nuestros perros son prioritarias.

¿EN QUÉ CONSISTE?

El objetivo de nuestros cursos para perros adultos avanzar con nuestros amigos caninos en:

Adiestramiento: El entrenamiento es necesario para que un perro adulto pueda desenvolverse en su entorno, siendo manejado de manera segura y responsable por su tutor. Pero no nos podemos quedar con los mínimos, por bueno que sea nuestro adiestramiento siempre puede mejorar, entrenaremos llamadas aparentemente imposibles, potenciaremos su capacidad para permanecer quieto ante grandes distracciones y habilidades nuevas y divertidas que harán de tu perro una autentica estrella.

Capacidades sociales: Para relacionarse con perros y personas. Uno de los factores más importantes para dar calidad de vida a tu perro es hacer que sea lo más sociable posible: mediante sueltas controladas, ejercicios sociales y excursiones conseguiremos perros juguetones amables y socialmente aptos.

Trabajo de olfato: Si quieres ver a tu perro divertirse de verdad tienes que hacerle usar su nariz, enséñale a reconocer tu cartera de entre otras, localizar personas escondidas, a encontrar juguetes enterrados y una amplia variedad de ejercicios y juegos que tendrá que resolver utilizando y desarrollando su sentido del olfato.

Forma física: Muchos perros tienen vidas algo sedentarias. A través de ejercicios de habilidades, equilibrio y propiocepción enfocados de forma didáctica y progresiva, conseguirás que mejore su estado físico y gane confianza en sí mismo ¡Es mejor que el pilates!

Desarrollo de la inteligencia: Hoy sabemos que los perros tienen capacidades cognitivas, si no les damos algo en lo que pensar se aburrirán y se volverán menos inteligentes (¡y pueden llegar a tener problemas de comportamiento!). Tenemos todo un programa de divertidísimos problemas de dificultad progresiva que harán de tu perro un verdadero genio. Brain training for dogs!!!

¿CÓMO LO HACEMOS?

La educación continua del perro adulto y su entrenamiento requieren de preparación y planificación para resultar seguras y avanzar de manera consistente, nuestra manera de hacerlo es la siguiente:

Entrenamientos en pista: Varios días en semana se entrenará en nuestra pista, con obstáculos de Agility, accesorios para la resolución de problemas y trabajo de olfato. Con la seguridad de un sitio cerrado y el apoyo de nuestros monitores.

Objetivos bimestrales: Cada dos meses se marcarán objetivos nuevos en cada uno de los puntos anteriores (adiestramiento, capacidades sociales, trabajo de olfato, forma física y desarrollo de la inteligencia), lo que hace que ir a entrenar sea siempre novedoso y divertido, para tu perro y para ti. Esto permite que tú marques cuándo es suficiente.

Olimpiadas caninas: Los perros y sus guías competirán en una divertida “gymkhana” que incluirá todo lo entrenado ese bimestre. ¡a por las medallas!

Excursiones al campo: Como actividad complementaria se organizarán paseos, excursiones y otras actividades outdoor con perro, con precios especiales para los perros adultos que están en nuestros grupos de educación y entrenamiento.

¿Por qué conformarse con un paseo por el barrio cuando se puede estar en el bosque, en el lago o en la nieve junto a otros perros?

Existen múltiples actividades que es un placer realizar con un perro educado: senderismo, kayak, paseos con raquetas de nieve… Para disfrutar al máximo de tu perro con la ayuda y tutela de nuestros especialistas. En EDUCAN organizamos este tipo de actividades ocasionalmente para que tengas una alternativa de ocio activo en la que tu perro pueda acompañarte.

Para los que no tienen tiempo de adiestrar ellos mismos a su perro.

Entrenamos a tu perro en nuestras instalaciones, mientras permanece en nuestra residencia. Tu perro aprende con uno de nuestros entrenadores a realizar los comportamientos necesarios para un manejo y tenencia seguros, que después te enseñará a ti cómo manejarle correctamente.

Un único día dedicado en exclusiva a aprender y entrenar con tu perro un tema concreto.

Ven conmigo
Enseña y practica de manera interactiva y muy divertida a tu perro para que acuda cuando le llames, conviértelo en su juego favorito. A tu lado todo es mejor.

Pasear sin tirar
Pocas cosas facilitarán más que disfrutéis de los paseos que enseñarle a ir de la correa contigo sin que te arrastre, tirar tampoco es bueno para él porque al hacerlo se excita y se pone muy nervioso. Mejorarás tu comodidad, seguridad y su estado emocional. Keep calm and quiet walks.

Son compatibles
La llegada de un bebé es un motivo de alegría, asegúrate de que tu perro va a disfrutar tanto con el nuevo miembro de la familia como tú. Explícale lo que sucede con pautas sencillas, prácticas y eficaces que le ayuden a entender la nueva situación familiar y adecuar su conducta a ella. Cambia un rato de diversión por cero problemas de aceptación.

Despierta su ingenio
El olfato es el sentido de la felicidad para los perros, al usarlo se divierten, se estimula su inteligencia y se mejora su estado emocional. Enseñarle a trabajar con su nariz ayudará a tu perro a eliminar estrés, ejercitarse mentalmente y pasarlo en grande. El olor de la magia.

Un mundo por descubrir
Para que tu cachorro aprenda cómo relacionarse con todas las cosas y situaciones que le van a pasar. Todo es nuevo y emocionante para él, dale herramientas para adaptarse y disfrutar de todo lo que le espera. Su aventura acaba de empezar.

Click & Go
El clicker, cuando se usa correctamente, es una herramienta para enseñar a tu perro conductas divertidas de manera proactiva que después te puede ayudar en otras muchas cosas. Jugar a aprender.

El bosque de hormigón
Si tu perro va a desenvolverse principalmente por la ciudad es importante que conozca tanto los elementos de manejo con los que se encontrará, como collares, arneses, bozales o viajes en coche, como la manera de gestionar sus desplazamientos por las aceras. Un taller para hacerle un urbanita feliz.

Share Button