Aprendizaje y pensamiento a través de imágenes mentales (I)

Publicado el 2 de junio de 2009

Los perros no poseen, al contrario que nosotros, un código lingüístico que les permita operar mentalmente con símbolos (las palabras) que representan cosas. Por ello debemos suponer que operan con imágenes mentales sensoriales (uni-sensoriales o multi-sensoriales) de aquellas cosas que conocen o aprenden. Esto es lo que más nos dificulta el trabajo, su forma de pensar es totalmente distinta a la nuestra, sólo algunas personas con trastornos del espectro autista leves (como Temple Grandin), que tienen la imposibilidad de pensar con palabras nos pueden contar cómo es la experiencia mental de operar con imágenes sensoriales. De sus experiencias podemos sacar mucha información sobre cómo piensan realmente los perros.

Gran parte de nuestra extraordinaria facilidad para pensar en cosas complejas procede de nuestra capacidad de codificar la información de forma simbólica y operar estos símbolos en nuestra cabeza en lugar de usar directamente imágenes mentales, para ilustrar esto propongo al lector un pequeño ejercicio: evoque mentalmente la imagen de una persona conocida, no piense en su nombre sino visualícelo, bien, ahora imagine que está montado en un caballo, cuando lo consiga imagine que ese caballo con su amigo montado está saltando un seto. Bien, si ha realizado el ejercicio habrá notado que, según incorporaba elementos a su visualización, le costaba más esfuerzo y que probablemente la imagen no fuera todo lo precisa que pudiera ser. Ahora piense en el nombre de su amigo y repítase mentalmente la frase: Fulanito montando en un caballo y saltando un seto. Esto sí que no ha supuesto esfuerzo, en cuanto ha convertido esas imágenes en símbolos operar con ellas es muy fácil, rápido y descansado. Los perros operan de la primera y más trabajosa manera.

Manejar símbolos es una forma de optimizar la capacidad de computación del cerebro, esto es lo que hace tan listos a los ordenadores: con una combinación binaria de símbolos muy simples (ceros y unos) pueden realizar una gran cantidad de procesos mentales muy complejos. ¿Por qué sucede esto?, cuando usted piensa en imágenes su cerebro tiene que dedicar mucho esfuerzo a construir dicha imagen: debe ponerle algún tipo de ropa a su amigo, pensar en un color para el caballo, la forma y disposición del seto, pese a que yo no le he pedido nada de esto usted necesita hacerlo para poder construir la imagen, sin embargo al simbolizarlo en palabras ese esfuerzo no es necesario, no tenemos que conocer la ropa, el color del caballo ni ningún otro dato excepto el mínimo que yo le he pedido: Fulanito montado a caballo y saltando un seto. Los perros no tiene esta capacidad de traducir a símbolos, y con ello reducir al mínimo la cantidad de información relevante para ese momento, por ello su forma de pensar es más lenta y requiere una cantidad importante de recuerdos sensoriales.

Afortunadamente hoy día sabemos cómo construir, facilitar y “dirigir” estos procesos.

Share Button

Comentarios:


  1. Pere Saavedra - junio 12, 2009

    Con los ejemplos que has puesto queda muy claro el esfuerzo mental que hacen ellos al aprender.
    Muchas gracias Carlos !!
    Un abrazo
    Pere

  2. Alejandra - junio 13, 2009

    Sí, estoy convencida que nos ayuda mucho pensar en imágenes por sobre símbolos, para trabajar con los perros. Hay un libro de Grandin – “Thinking in Animals” – que describe cómo su tipo de pensamiento (autismo, asperger), le ha ayudado a trabajar y tener mucho éxito en el manejo de animales (también hay muchos artículos de ella en Internet).
    Me parece que el pensar en imágenes nos ayuda enormemente en la formación de conceptos en el perro (para los cognitivos es primordial!), en la etapa de aprendizaje (fase mecánica) del método c-e, en cómo desarrollar técnicas para la fase mecánica y facilitarles su enseñanza, en por qué un perro puede tener ciertas aprehensiones en realizar algo, etc..
    Gracias por el artículo Carlos … y que siga!
    Saludos cognitivos,
    Alejandra.

  3. Miguel Cabezas - junio 15, 2009

    Realmente interesante el articulo este, estaría bien citar más bibliografía o fuentes para poder profundizar un poco más sobre el tema, puesto a pedir… dejo un link que he encontrado donde explican de forma muy amena todo esto.

    http://www.dailymotion.com/video/x72vt5_temple-grandin-sindrome-de-asperger_school

    Realmente útil la idea del blog, creo que de aquí podremos sacar ideas muy interesantes para aplicar a los perros.

    Un saludo profe…

  4. Muy buen enlace ¡gracias Miguel!
    Intento no meter nada que pueda ser pesado o demasiado denso, que luego me abroncan por hacer espesas las cosas. Aún así te dejo el enlace a una serie de artículos de la Grandin en castellano y otro directo a uno de ellos que es el más ajustado al tema:
    http://www.grandin.com/spanish/pensar.animales.html
    http://www.grandin.com/spanish/
    También comentar que los planteamientos de la Grandin tienen demasiado sesgo hacia las vacas, las imágenes mentales no sólo son visuales, cualquiera de los recuerdos sensoriales pueden serlo o, especialmente, su conjunto. Por eso se habla de imnágenes uni-sensoriales o multi-sensoriales, en nosotros manda la vista y podemos generar una imagen mental únicamente visual, pero para generar una imagen mental de un sonido solemos necesitar crear antes un soporte visual, me explico: para “escuchar” en tu cabeza esa risa tan peculiar que seguro que tiene alguno de tus conocidos (ahora me estoy poniendo a mi mismo este ejemplo con la risa de Richard Ibarburu, de Dog´s Enjoy) necesitarás crear la imagen visual de esa persona riéndose. Aquí una imagen multisensorial te ayuda a oír la risa en tu cabeza, que era la imagen mental que querías evocar. Por esto es importante que conozcamos un poca las jerarquías sensoriales de cada especie para poder conocer cómo funciona su pensamiento. En algunos casos no podremos conocerlo nunca porque sus sentidos son tan divergentes de los nuestros que no tenemos estructuras de comparación o análisis, para eso hay un artículo de Nagel, absolutamente genial, “What is it like to be a bat?” (Cómo es ser un murciélago)(philosopliical Rewiew nº 83, 1974), que explica alguno de los límites de nuestras capacidades para conocer el menudo sensorial de los animales: jamás podremos pasar de un punto en el conocimiento de lo que piensa un animal que se basa en un análisis sensorial dónde el radar es el pincipal sentido.
    Un saludo.

  5. Miguel Cabezas - junio 16, 2009

    Impresionante, muchas gracias Carlos con esto tengo para entretenerme un buen rato.
    La verdad es que esta serie de artículos puede ser realmente útil a la hora de diagnosticar y modificar comportamientos.

  6. Algo fundamental que debemos saber es que las imágenes mentales son más consistentes y duraderas que los pensamientos simbólicos, cuando alguien ha visto una película (imágenes) y después lee el libro en el que está basado (símbolos) no puede evitar seguir evocando la imagen del actor protagonista, de los escenarios elegidos en la película… sin embargo cuando sucede al revés solemos pensar por unos momentos “este actor no es como yo imaginaba al personaje”, pero (¡si la película es buena!) al cabo de un rato la fuerza de la imagen nos habrá metido en la película y podremos asumir las diferencias con facilidad. Así pues los aprendizajes que se basan en imágenes son muy consistentes, lo que hace que tengamos que tener buen cuidado en las etapas iniciales.

  7. Que post fantastico! Los perros son animales especiales!

  8. Amelexh - julio 9, 2009

    me parece muy importante el tema pues desde el punto de vista de la pedagogia no se da mucha importancia(es mi posiciòn personal) a procesos mentales tan complejos como la formacion de imagenes en los procesos de enseñanza aprendizaje. Ustedes afirma que: Afortunadamente hoy día sabemos cómo construir, facilitar y “dirigir” estos procesos.Quisiera que me brindaran informacion sobre esto pues la requiero para un trabajo de investigacion que pretendo desarrollar con mis estudioantes. Gracias.

  9. Hola Amelexh,
    No me queda del todo claro si tu interés es por el aprendizaje a través de imágenes mentales en los perros o en las personas.
    En personas se tiene un buen conocimiento sobre cómo potenciar y aprovechar el trabajo de las imágenes mentales a través de procesos que se le pueden pedir voluntariamente al estudiante. Las más eficaces son el operar la imagen mental, por así decirlo hacer que el “muñequito” de nuestra cabeza haga alguna cosa que ayude a recordar algo de interés como por ejemplo imaginar a un griego antiguo esquilando una oveja para recordar el nombre del trágico griego Esquilo, la otra técnica de máxima eficacia en personas es introducir en la imagen algo que resulte chocante, como imaginar a Atila en su caballo y luego ponerle un corta-cespéd al lado para recordar que por donde pasaba no crecía la hierba. Si tu área de interés son las personas encontrarás muchas información de este tipo en entradas relacionadas con técnica de estudio.
    Sin embargo en los perros esto no es válido, pues no podemos contar con su esfuerzo voluntario para crear una imagen de esta manera, además normalmente en perros nuestro interés es principalmente limitar la imagen para que no sea necesario un contexto igual al del momento de la creación de la imagen para evocar la conducta entrenada. Lo que se puede hacer es crear un contexto de aprendizaje de tal manera el perro sepa qué tipo de información va a recibir y desatienda la parte de la imagen (pase al fondo) que no queremos que se fije al aprendizaje para evitarnos sesiones y más sesiones de generalización.
    Tengo en la cabeza una serie de artículos sobre este tema pero como hemos empezado los cursos intensivos tendrán que esperar, esta tarde colgaré otro “corta y pega” de las actualizaciones del libro que explicamos en los cursos desde el 2008 en adelante y, si puedo, terminaré otro artículo cortito que tengo a medias.

  10. TAKODA - julio 9, 2009

    Interesante articulo Carlos, y explicado de forma muy sencilla.
    El entender como pensamos para saber donde están nuestras barreras de comprensión y comunicación es el elemento clave en muchas ocasiones.

    Los animales, concretamente perros, crean “imágenes” multi-sensoriales, donde parece que suele predominar un campo sensorial en el recuerdo.

    Digo que parece, puesto que, en varios casos de agresividad que hemos tratado, donde el campo clave en el cual se había trabajado antes de llegarnos era el “visual”, hemos enriquecido esta experiencia, “ampliado la imagen” para conseguir avances.

    Carlos propone concretar la imagen para el aprendizaje (entiendo de cosas nuevas), y yo os propongo aumentarla o enriquecerla para problemas de conducta.

    Un saludo a todos

    Marcos Javier
    Dir. TAKODA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *