EDUCAN en Valencia: lo bueno es crecer con los buenos.

Publicado el 1 de Diciembre de 2016

¡¡Reabrimos una de nuestras delegaciones históricas, Valencia!!

Y lo hacemos de la mano de dos personas a las que quiero y admiro más allá del plano profesional: Susana González y Jorge Andreu. De hecho, este post no es tanto para anunciar la reapertura de la delegación, como para explicar cuál ha sido el proceso de cómo hemos decidido trabajar juntos. Porque ha sido bonito y emocionante.

Susana González: “Esta tía es la pera”

Susana y Moon en EDUCAN

Susana y Moon en EDUCAN

Hace un tiempo se puso en contacto conmigo, no recuerdo si por teléfono o por mail, Susana González, de ActivaDogs en Valencia.

Ya conocía a Susana -coincidimos hace años en un seminario- pero no tenía una opinión formada acerca de ella. Sabía, de manera difusa, que era entrenadora profesional, que colaboraba con protectoras y que practicaba OCI. No es mucho, pero es que Susana tiene una característica que la define: es tremendamente discreta. Y en este mundillo del perro donde todos estamos sobreactuados y tendemos a las declaraciones grandilocuentes, donde parece que buscamos por unos u otros medios ser los protagonistas de la película, quienes no emplean un discurso maximalista tienden a situarse por debajo del radar.

Así que me sorprendió cuando, clara y ordenadamente, pero con toda la gentileza posible, me contó que tenía interés en conocer el trabajo COGNITIVO-EMOCIONAL, porque le generaba dudas sobre si podría resultar demasiado invasivo con los perros o tenía limitaciones de algún otro tipo.

Me aclaró que le gustaría viajar desde Valencia, porque deseaba hablar personal y detalladamente sobre ello, dando ocasión a que pudiéramos exponer y analizar cada cosa en detalle.

Susana vino a Madrid y dedicamos una mañana a hablar sobre perros, sobre entrenamiento y sobre deontología profesional, era muy consciente de que hacer las cosas bien es un proceso complejo y continuo, más hacia dentro que hacia fuera y sin final. Porque nuevos conocimientos redefinen lo que hacíamos hasta ayer, o nos permiten hacer nuevas cosas.

Siempre valoro y agradezco que alguien se plantee conocer realmente el trabajo COGNITIVO-EMOCIONAL, salir de las simplificaciones, de los hombres de paja y de cualquier acercamiento sectario (sea a favor o en contra).

Y cuando se fue lo dije por primera vez: “Esta tía es la pera”.

Susana se apuntó a nuestro curso de Adiestrador Canino y Técnico en Gestión del Comportamiento COGNITIVO-EMOCIONAL, aquí no traté con ella demasiado, porque no daba clase en su curso. Pero cuando le pregunté a Javier Moral, nuestro jefe de estudios, por ella me resumió su impresión: “Es la pera.”

Después se apuntó al Curso Avanzado, y ahí sí tuve ocasión de trabajar y tratar con ella largamente. En ese curso “conectamos” en el ámbito profesional: no le gustaban los símiles o metáforas para simplificar la explicación de las cosas, sino que quería conocerlas en toda su complejidad. De principio a fin, desde la ciencia de base que las sustenta hasta la manera segura y eficaz de aplicarlas. Sin buscar atajos, sin buscar explicaciones “for dummies” para procesos complejos.

Sobre las sensaciones durante ese curso en concreto escribí este post.

Y empecé a descubrir a Susana.

A descubrir que lleva años siendo una entrenadora comprometida y no hablo de grandes declaraciones en las redes sociales. Que eso es fácil, y al final solo sirve para sentirse estupendo uno mismo.

Hablo de trabajar cada día, uno detrás de otro, para ayudar a los perros que están en refugios.

Hablo de preguntarse cada día, uno detrás de otro, cómo hacer que los entrenamientos sean éticos y eficaces.

Hablo de comprometerse con sus perros, con los de la protectora y con los de sus clientes cada día, uno detrás de otro, para que la convivencia entre perros y personas sea una la puerta de acceso a la felicidad para ambas partes. Pero un poco más para el perro, que es mú perrista.

A descubrir a una entrenadora extraordinariamente inteligente, pero que no hace ningún alarde de nada. Tienes que ser tú quien se fije en lo que hace, en cómo lo hace y en lo que consigue para darte cuenta. Ella ni cuenta ni exhibe que es estupenda, más bien tiene un educadísimo pudor, tan inusual como refrescante, que la lleva a ser muy, muy discreta sobre lo que sabe y hace bien. Hay que estar atento, hay que dedicar un tiempo largo a fijarse para saber lo inteligentemente que trabaja. Y eso me gusta.

Me gusta la gente que es más cuanto más te fijas.

Me gusta la gente en la que tienes que ahondarte para conocerles.

Durante el curso, aunque no en horas lectivas, analizamos juntos algunos problemas que tenía Moon, su border collie rescatada, al trabajar OCI. Al hacerlo descubrí y, sobre todo, disfruté de su agudeza para analizar las cosas, de lo afinadísima que es como entrenadora y de una cosa que quizá es la que más valoro: de manera natural trabajaba en equipo.

Esta capacidad no es frecuente de encontrar entre los entrenadores, que somos unas prima donnas del siete. Normalmente o bien intentamos hacer las cosas como nosotros creemos que deben hacerse o bien dejamos el trabajo en manos de otro entrenador, que consideramos que nos puede solventar el problema. Y luego ya veremos cómo aplico yo en casa lo que haga.

Con Susana, al realizar un trabajo conjunto, las áreas de análisis y decisión se reparten con naturalidad de acuerdo a las capacidades y conocimientos de cada uno de los entrenadores participantes, de manera fluida cada uno sabe dónde enfocarse y asumir responsabilidades directivas, y dónde dejar que sea nuestro compañero quien nos dirija mientras ponemos nuestro trabajo a su servicio, con un feedback mutuo fluido y natural, donde que el otro sepa más en algo no minimiza al compañero, ni le genera inseguridad, sino que le fortalece, le afirma en sus conocimientos y le hace crecer. Un trabajo donde ninguno pude atribuirse el mérito del avance, porque es claramente un producto cooperativo. Esto no es sencillo pero es que… ¿he mencionado ya que Susana es la pera?

Al final de nuestro curso avanzado, además del resto de conocimientos, Susana había desarrollado una técnica individualizada para Moon, que le permitía tanto gestionar el estrés que pudiera generarle el entrenamiento, como eliminar el que tuviera acumulado, llevando a la perra a lograr la concentración relajada: disfrutando de lo que hacía y mejorando su bienestar.

Después de trabajar juntos y descubrir lo bien que lo hacíamos, lo natural, enriquecedor y eficaz que nos resultaba a ambas partes, quisimos seguir haciéndolo de manera permanente. Y tras estudiarlo nos pareció que Susana sería perfecta para incorporarse a EDUCAN, como delegada en Valencia, con ella allí podríamos llevar nuestra sinergia hasta sus máximas posibilidades.

Jorge Andreu: el hombre bueno del mundo del perro.

Jorge y Rayo

Jorge y Rayo

Así que Susana acudió de nuevo a Madrid, en esta ocasión para recibir la formación interna que realizamos para nuestros delegados. Y fue entonces cuando nos dijo que había pensado en contar con Jorge Andreu para la delegación de EDUCAN en Valencia ¿Cómo lo veíamos?

Pues hombre, considerando que Jorge es mi amigo y alguien por quien siento admiración tanto personal, como profesional (ya sea como entrenador o como artesano y director de GoodCan), pues me parecía maravilloso. Un fichaje perfecto.

Además Jorge es de las pocas personas que conozco en el mundo del perro sobre las que todo el mundo tiene una opinión unánime: es un hombre bueno, que es lo mejor que se puede decir de nadie, porque es lo mejor que se puede ser. Jorge es un Botswan humano, lo que no es ser poco: la bondad sin debilidad, la honestidad sin simpleza, la ética sin vanidad…

Así que Susana llamó a Jorge para contárselo, para proponérselo y ver si le interesaba. También le comentó que tendría que hacer los cursos de EDUCAN para conocer en profundidad los protocolos de trabajo COGNITIVO-EMOCIONAL (por nuestra amistad y por diferentes seminarios Jorge ya conocía bastante del C-E), por desgracia tendría que esperar hasta Abril de 2017, porque ese mismo día empezaban nuestros cursos y él estaba justo en un seminario de OCI al otro lado de España.

¿Que si le interesaba? Jorge agarró su furgoneta y al día siguiente estaba en Madrid empezando el curso con su compañero Elvis (mi viejo, dulce y tierno amigo Elvis, de quien he podido disfrutar estos días en vivo, porque en video me lo conozco mejor que a mis perros).

Jorge no tuvo dudas porque el sí conocía bien a Susana y, como nosotros, tenía la convicción de que trabajar con ella no sólo era una garantía de éxito profesional, sino de disfrutar del camino y de hacer las cosas de manera honesta, ética y comprometida.

Y así ha empezado esta aventura en la que todos estamos muy ilusionados y felices, no por los resultados, que serán fantásticos, sino por tener la ocasión de trabajar juntos.

Me hace muy feliz que EDUCAN crezca con los buenos, porque los buenos hacen cosas buenas. Y eso es lo que importa.

#nadasepareceaEDUCAN #súmatealCOGNITIVOEMOCIONAL #tuperropiensaytequiere

Share Button

Comentarios:


  1. Luis Raggio - Diciembre 1, 2016

    Que alegría Jorge, fuerte el abrazo desde Argentina, fue un verdadero gusto conocerte y un placer trabajar con vos. Les deseo lo mejor, mucho exito y disfrute.

    Con Susana ya nos conoceremos personalmente en alguna oportunidad.

    • ¡Gracias, Luis! Espero que nos conozcamos muy pronto. Un fuerte abrazo, compañero

    • ¡Muchísimas gracias Luis! Para mí también fue un placer compartir unos días contigo. Seguro que nos volveremos a encontrar. Te deseo lo mejor (y estoy seguro que así será) en tu andadura por allá. Un fuerte abrazo 

  2. EDUCAN para mi fue siempre un referente, una escuela diferente y de marcado carácter. Quizá por ello me inquietaba su propuesta. Estuve varios años siguiendo y analizando cada una de las interesantes publicaciones en sus redes sociales y destripando el blog “La Caja Verde”. El rigor de sus novedosos artículos y la pasión que imprime en cada uno de ellos, hizo que mi interés fuera in crescendo. Pero las dudas son así de puñeteras y seguían ahí, planeando. 

    Tuve la oportunidad de conocer a Carlos en una charla para adiestradores en Valencia. Durante la jornada alguien, de manera sorpresiva, sometió al adiestramiento COGNITIVO-EMOCIONAL y a él, a durísimas acusaciones. Encajó uno a uno los golpes personales dejándolos a un lado y, pese a no tratarse de un debate sino de un intento de linchamiento público, siguió ofreciéndonos argumentos técnicos, objetivos y consistentes, convirtiendo aquella difícil situación en una oportunidad de resolver muchas de las dudas que, con seguridad, compartíamos algunos de los allí presentes. He de decir que pese a la carga emocional del momento, demostró una profesionalidad, inteligencia y entereza admirables. ¡Una gestión emocional de 10! Y como el movimiento se demuestra andando, EDUCAN ganaba puntos, y yo seguía tomando nota de cara a conseguir la mejor y más sólida formación posible, para seguir ayudando a los perros y sus familias.

    Meses más tarde regresó a Valencia, es de recibo decir que vino “de gratis”, para ayudar a la necesitada protectora donde yo trabajaba, impartiendo dos charlas. ¡Más puntos! Aún recuerdo como repasaba minuciosamente los apuntes antes de empezar, ayudándose con sus rotuladores de colores. Se percibía cómo todo estaba meticulosamente estudiado y ordenado, características que por desgracia había echado de menos en otros cursos y seminarios. En esta ocasión pudo explicarse sin interrupciones, y así conocí de primera mano un poco más de la impresionante base técnica y científica del adiestramiento COGNITIVO-EMOCIONAL. También pude comprobar con admiración, cómo toda la propuesta de EDUCAN se sustentaba en una ética profesional y honestidad intachable. ¡Puntos extra!

    Después se publicó el libro Tu perro piensa y te quiere. Si el título me gustó, leerlo fue una experiencia sumamente enriquecedora y, por qué no decirlo, exigente en algunos momentos a causa de su complejidad. Había llegado el momento de ir a Madrid y tener un cambio de impresiones para terminar de encajar las piezas. La atención de todo el equipo fue impecable, transparente, sin trastiendas. ¡Para entonces ya habían ganado todos los puntos posibles!

    O eso creía yo. 
    Porque aún quedaba mucho por conocer, mucho por aprender, mucho por crecer.
    Porque aún quedaba lo mejor.

    Llegó mi primer curso en EDUCAN; verano, 40 grados a la sombra e intensivo. ¡Un gran hermano perruno! Geniales compañeros de diferentes partes del mundo a los que guardo un cariño imborrable. Los primeros días fueron duros, los nuevos conceptos chocaban con lo ya aprendido. Gracias a Javier Moral, el jefe de estudios de EDUCAN y otro de sus “tesoros”, conseguí ordenarlos y seguir avanzando. 

    Luego me apunté al programa de perfeccionamiento, una manera de aprender, de practicar, diferente de todo lo demás que he conocido ¡una ideaza!

    Tal como iban las cosas TENÍA que hacer el curso avanzado. Imposible otra opción. 
    Y nuevamente me envolvió ese microclima de respeto, cariño, compromiso y apoyo que hace tan especiales los cursos de EDUCAN, esa “seriedad divertida” o “profesionalidad cálida”, no sabría definirlo bien: nuevos compañeros a los que querer, y la oportunidad única de conocer y trabajar con Carlos, que no dudó un instante en prestarme su ayuda fuera de las clases para avanzar en el entrenamiento de mi querida Moon. ¡Y como ya no me quedaban más puntos tuve que tirar de corazón!

    GRACIAS a EDUCAN,  a Carlos y a todo el equipo por permitirme formar parte de esta gran familia. Siento un profundo respeto y admiración por vuestro trabajo, por el que ahora es nuestro trabajo. Espero y quiero estar a la altura de la responsabilidad que conlleva hacerme cargo de la delegación de EDUCAN en Valencia. 

    GRACIAS a JORGE, mi inseparable compañero, una de las personas más honestas e íntegras que conozco, que no dudó un momento en hacer la maleta de un día para otro y sumarse al proyecto. Es un honor hacer este viaje también contigo, amigo mío. Porque si tú caminas a mi lado sé que el rumbo es el correcto.

    ¡SE OS QUIERE! 

  3. Hola!

    Carlos y Susana han escrito sobre el nuevo proyecto que tenemos en común: EDUCAN en Valencia.

    A mí también me gustaría escribir unas palabras, pero primero Carlos agradecerte las tuyas, la confianza depositada en mí para este proyecto y el apoyo personal y profesional que me has brindado estos años en todo lo que he llevado a cabo. En los buenos momentos y en los duros… que también los ha habido. Has sido un generador de motivación para seguir creciendo. Gracias por tu sincera y cálida amistad.

    Todos los que me conocen saben de mi interés y afinidad hacia los modelos de trabajo COGNITIVO-EMOCIONAL desarrollados por EDUCAN. A lo largo de mi camino he tenido la oportunidad de realizar varios cursos y seminarios donde he comprobado de primera mano la Experiencia EDUCAN… la calidad didáctica y profesionalidad del profesorado, así como la hospitalidad para con los alumnos por parte de todos los trabajadores. Siempre me he sentido como en casa y entre amigos (no me quiero olvidar de Eloy, José Ramón y Eva).

    Con Susana tengo una relación de amistad y colaboración profesional desde hace mucho tiempo.

    Recuerdo el primer día que la conocí, y lo que me llamó la atención (¡esto lo tengo que contar J!): Coincidimos en una reunión de voluntarios de una protectora, el motivo era crear un voluntariado con formación para cubrir diferentes departamentos….. así que allí, en una pequeña sala, nos encontramos unos 15 educadores y adiestradores caninos con nuestras voluntarias y dispares ideas que todos queríamos exponer….. Imaginad el gallinero que teníamos montado. Entre ese bullicio estaba Susana, sentada en una silla, tomando notas y guardando una calma difícil de explicar. Cuando en uno de los turnos habló tranquila y respetuosamente fue aplastante, captó toda mi atención, mi cabeza empezó a asentir y pensé ¡¿quién es esta chica?!

    A partir de ese momento iniciamos el contacto a través de la protectora, y seguidamente en diferentes proyectos donde se fue forjando nuestra amistad y también una buena y respetuosa relación laboral. Y digo respetuosa ya que nuestra formación inicial era un tanto diferente, pero supimos valorar que teníamos más puntos que nos acercaban de los que nos alejaban, pudiendo poner en práctica lo mejor que podíamos ofrecer cada uno, completándonos y creciendo juntos.

    No pocas son las conversaciones sobre educación, modelos de adiestramiento, ética profesional, protección animal, etc. que hemos mantenido y lo seguiremos haciendo, creo que es algo necesario y saludable, poner en común las opiniones y perspectivas para ser críticos y autocríticos. Siempre de forma constructiva y desde el respeto, como siempre sucede con Susana. ¡Qué grande eres Su!

    En una de esas conversaciones, me expuso su interés por la formación que ofrece EDUCAN y también las dudas que tenía a causa de parte de su formación anterior. Susana es muy exigente con dónde y qué aprende y con su ética de trabajo, más aún si trata de nuestros amigos perrunos. Eso es lo que le empuja a seguir formándose, a mejorar y crecer. Yo no pude alegrarme más por ella cuando, a los pocos días me dijo: “Jorge, este fin de semana me voy a Brunete a entrevistarme con Carlos, a conocer y resolver dudas respecto a la formación.” ¡¡Toma ya!!

    Lo que sigue, ya se ha comentado en los textos de Carlos y Susana.

    Conozco a Susana antes, durante y después, he podido comprobar cómo ha ido creciendo como profesional, cómo ha mejorado su trabajo y cómo la veo de feliz e ilusionada. Sin miedo, sin cargas y desde la estabilidad. ¡¡Preparada para capitanear este barco!!

    Me siento feliz y agradecido de que cuentes conmigo para compartir este viaje.

    Y, sí Carlos, Susana es la pera 😉

     

     

     

     

  4. Carlos, sabes que salgo poco por la net, pero me ha llegado la fantástica noticia de tu reapertura de una delegación en Valencia, y sin duda puedo hablar con criterio cuando digo que no podrías haber encontrado a mejores personas para llevar tu sello de calidad en Valencia. Enhorabuena Jorge y Susana, y “congratulations” EDUCAN.

    • Carlos Alfonso López García - Diciembre 2, 2016

      Gracias por escribir Amparo 🙂 Sin ti no sé si esto hubiera sido posible: fue en tu curso donde les conocí a ambos 🙂 Un abrazo muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *