¿Leer al perro? Not my cup of tea.

Publicado el 15 de Abril de 2017

Bolo disfrutando de una relación en la que es entendido y se toma en cuenta lo que desea: “si llega el calor quiero duchita. Gracias por hacerlo fácil Marcos”

Pues trabajando en mi próximo -y empieza a ser un próximo de cercano y no únicamente de siguiente 🙂 – libro he pensado en compartir un pequeño corta y pega aquí:

Durante el entrenamiento y en la convivencia enseñamos y usamos indicaciones, señales, comandos… que el perro debe aprender y a los que ha de responder para saber qué le estamos trasmitiendo en momentos de interés, para avanzar.

Que el perro nos entienda, es necesario, está muy bien y mola.

Pero es insuficiente para una relación saludable, porque toda relación saludable entre sujetos es bidireccional. No solo debemos emitir y entrenar al perro para recibirnos, también debemos entrenarnos para recibir la información que el perro nos envía sobre cómo se siente y le influyen nuestras acciones.

Es prioritario establecer una comunicación bidireccional –un diálogo- entre perro y guía que permita transmitir información a ambas partes sobre el estado de la relación social, del entrenamiento y de otros aspectos de la convivencia, y no únicamente sobre la calidad de las conductas entrenadas.

Cuando reconocemos y respondemos a las señales del perro este mejorará su capacidad de comunicarse con nosotros, afinándose cada vez más, llenando de sutileza y complicidad nuestra relación.

Ellos también notan que son escuchados, entendidos y que su aportación es reconocida y tomada en consideración, que son parte activa en la dinámica del grupo, y eso lleva todo a otro nivel. Al mejor nivel, el del compañerismo entre sujetos que se reconocen como tales, se quieren y desean coordinarse para ser felices juntos.

Es lo que se denomina coloquialmente como leer al perro, término que no me gusta nadita nada, porque una vez despojado de su brillo místico (debe pronunciarse en plan iniciado y/o con mirada displicente por parte del “lector experto”, sin eso resulta solo la mitad de cool), lo que queda es otro término objetualizador y especista: no nos comunicamos con él, no le concedemos la condición de interlocutor, sino que lo leemos como a un libro. Sencillamente somos tan listos (nosotros) que conocemos bien el idioma en el que está escrito.

Y así no vamos a salir nunca de un modelo de convivencia que roba a los perros su condición de participantes, que les maquiniza y se horroriza ante la menor muestra de autonomía y empoderamiento por su parte.

EDICIÓN: Este post ha promovido una serie de interesantes cuestiones por parte de los lectores, tanto que para responderlas he preferido hacer otro detallando los motivos de lo mi antipatía por la expresión leer a los perros, que puedes leer pinchando aquí.

Share Button

Comentarios:


  1. Sixto Fonseca M. - Abril 15, 2017

    Claro! esto hace parte de el respeto que merecen,no solamente entrenando si no que en todas las actividades,olvidemonos de eel control absoluto.Demoles la oportunidad d ser.

  2. Olga Martinez Renedo - Abril 16, 2017

    De entre las muchas cosas que aprendí a raiz de tener una relación con una persona con Sindrome de Asperger (una forma leve de autismo), es que nos movemos en un nivel de comunicación realmente pobre.
    Hablamos mucho y asi parecemos muy sociales, muy empáticos e incluso parece que nos COMUNICAMOS mucho.

    Pero nos perdemos esas sutilezas que mencionas y que son (opino) una forma mucho más profunda de comunicación.
    Nos las perdemos incluso cuando nos comunicamos entre humanos porque damos por hecho que hablando el mismo idioma y manteniendo una conversación en la que se habla por turnos, la comunicación ya es bidireccional. Cuando lo cierto es que muchas veces no es asi.

    “Leer implica que toda la carga de la acción está en el lector”.
    Me gusta lo que esa frase transmite.
    Porque se trate de comunicación entre personas, o de estas con animales, a poca comunicación real vamos a llegar si hay una parte que va de sobrada o -sin mala fe- objetualiza al otro.

    Conozco a muchas personas con Asperger.
    Parece que Psicólgos y Psiquiatras les escuchan, incluso toman apuntes.
    Pero les escuchan muy encorsetadamente. Desde la postura de quien en base a unas caracteristicas de ese síndrome (muy concretas y definidas en el manual de enfermedades mentales pero en realidad eso que se define no es ni el 1 % de nada si profundizas en el Universo asperger) , ya se atiene a una pauta en sus preguntas y en cómo leer/interpretar cada respuesta de la persona que tiene enfrente.

    Seria algo asi como reducir las cosas a….”Tengo enfrente a un PPP, me gruñe….Es que es un perro agresivo”.
    Eso es quedarse en la capa ultrasuperficial de la comunicación.

    Y si nos pasa dia a dia y en muchos momentos entre humanos, ¿Cómo no va a pasar entre perros y humanos que simplemente “leen” a los perros desde su propio nivel superficial de entender la comunicación?

    Yo sabia si mi ex estaba exultante, o de muy mal humor, o ni ella misma lo tenia claro…Sólo por donde y cómo aparcaba la moto cuando llegábamos al trabajo.
    Me seguia “diciendo” cosas su tono de voz si hablaba con alguien. O dónde se sentaba en el vestuario. Más cerca, más lejos…
    Habia sutilezas sólo marcadas por algunos centimetros que claramente decian…”Mejor no me hables. No es que hoy te quiera menos, pero no tengo un buen dia, según lo que digas lo mismo te contesto mal y no quiero hacerte eso”.
    O “Estoy de mal humor por algo. Seguramente ya lo hayas notado. No va contigo. Me gustaria que me preguntases qué me pasa. Aunque yo no puedo decirte que me gustaria que me preguntases que me pasa. Pero me haria muy feliz que notases que mi mal humor no es por ti y que necesito que te importe lo que me pasa”.

    Por descontado que antes de llegar a entender muchas de esas sutilezas meti la pata muchas veces.
    Si ves de mal humor a tu pareja y le preguntas “qué te pasa” esperas algún tipo de respuesta. Si la respuesta es “no lo sé”, y es que realmente no lo sabe…¿Como sigue la cosa?.
    Pues yo insistiendo en preguntar y ella mandándome a la mierda por insistir en preguntar/hablar.

    Porque muchas veces no hablar, no insistir, no NADA….puede ser la mejor versión de emptia.
    Lo que dice Miriam Tobio.

    Tendemos a concluir que “lo que pasa” tiene poco que ver con nosotros y mucho que ver con el otro.
    “Me has hecho enfadar”.
    Sin casi nunca tener en cuenta que nosotros, nuestras reacciones y actitudes han influido en “lo que pasa” mucho más de lo que pensamos. O queremos pensar.
    Veo eso cada dia por la calle entre perros y humanos.
    El humano rara vez se incluye en la escena. Sobretodo si esta es conflictiva.

    Humano paseando perro.
    Humano de mal humor que le grita al perro tras un enésimo tirón…”hay que ver qué dia tienes hoy !!. ¿Qué te pasa??”.
    Me suelo preguntar…¿No serás tu quien realmente tiene un mal dia y lo que ayer no te molestaba hoy te resulta insufrible?.

    Por mucho que nosotros tengamos una imagen unidireccional de casi todo, la realidad es que eso no es asi. Opino.
    Pasa que nososotros, con los perros, con otras personas, hacemos lecturas en las que no nos incluimos como elemento que influye.
    O hacemos lecturas en las que no incluimos al otro como INDIVIDUO UNICO en el mundo que pueda influirnos, traspasarnos, modificar algo en nosotros respecto a él o la generalidad que para nosotros representa.
    “Un perro”, “un perro agresivo”, “una persona que pasa de comunicarse”, una persona que se conmunica sólo a través del conflicto”.

    He leido decenas de veces que las personas Asperger, los autistas en general. Son “beligerantes y oposicionistas. Por sistema”.
    Poco menos que los PPP entre los humanos junto a esquizofrénicos, bipolares, tlp…(contando con que todos esos diagnósticos sean correctos y no el octavo que te adjudican).
    Cierto que cuando las palabras faltan, o cuando las que pronuncias no “llegan” (no bastan, no se traducen por parte del receptor tal como el emisor esperaba que le llegasen al receptor), hay crisis y malos momentos.

    De nuevo, es algo bidireccional.

    Con mi ex empecé a comunicarme …pues como con todo el mundo. Hablando.
    Pero pronto empecé a darme cuenta de que con eso no bastaba.
    Lenguaje corporal, morfosicologia…Me gustan esos temas pero …no me daban mucha más información.

    En realidad compartimos un lenguaje, un idioma. Y se diria que en tanto que es asi, la comunicación deberia ser profunda, completa, fluida, a igual nivel…
    Pues no.
    El idioma es el mismo. Las palabras que usamos son las mismas.
    Pero eso es sólo la punta del iceberg. Como en otras muchas cosas.
    Más allá de las palabras hay infinitas formas de comunicarse.
    Que dependen de miradas, de reacciones, de evasiones/evitamientos, de alejamientos, de silencios necesarios, de acercamientos muuy lentos.

    No hablo de amor y esas cosas.
    Sino de ir más allá de las palabras o los gestos por lo que damos por hecho que significan.

    Hasta bien entrados los 80 el Asperger era algo desconocido. Porque Hans Asperger (el primero en interesarse por unos crios “raritos” que parecian tontos pero no lo eran) escribió todas sus teorias en alemán y a nadie le dió por traducirlas al inglés durante muchos años.

    Asi que uno puede pasar por loco o seriamente desequilibrado sólo por cómo responda a un test.
    Porque en realidad compartimos palabras del mismo idioma y parece que con eso basta pero no.
    A mi ex en un proceso de selección para un trabajo le aconsejaron ir a un psiquiatra para que le dijese cual era su grado de disminución mental por los resultados de un test.

    ¿Por qué un simple test standar concluye que alguien muy inteligente tiene en realidad una inteligencia por debajo del limite de la normalidad?.

    Por preguntas como “¿Oye usted voces?”, tiene más de una respuesta.
    No todas las personas asperger son literales, no todas tienen un interés obesivo por un solo tema.
    Las 4 cosas con las que el DSM (manual de enfermedades mentales) se limita a definir lo que “cumple” o no alguien para tener sindrome de asperger…..Es tan ridiculo como asegurar que cualquier perro por debajo de los 2 kg es más un adorno que un perro. Con su personalidad, filias, fobias…

    Ante la pregunta de si oyes voces muchos dirian que no. A sabiendas de que eso incluye un doble sentido.
    “¿Oyes voces en tu cabeza cuando no hay nadie real que hable?”

    Para muchos aspergers, para muchos autistas, las palabras, lo que se dice cuando se usan ciertas palabras, es LITERAL.
    Asi que si te preguntan que si oyes voces la respuesta lógica es SI.

    “Claro que las oigo. Mis oidos están bien. Si alguien me habla yo le oigo. Oigo su voz, oigo lo que me dice”

    Que un matiz, una sutileza como esa, y como esa decenas a lo largo de cada dia, marque la diferencia entre quedarse en la más superficial de las comunicaciones o en plantearnos….Tantas cosas.

    Yo observo a mis perros. Mucho más de lo que les hablo.
    Les toco.
    Les no-digo-nada-corrijo si le ladran a una moto que alguien arranca a su lado en la acera y el de la moto me mira mal ¿por no reñirla?.

    Los he adoptado a ambos pasados los 14. Tienen pasados que en general desconozco.
    Sé que ella tiene una muy injusta fama de perra en exceso nerviosa y agresiva que casi le cuesta la vida.
    Donde ellos decian “nerviosa” yo la veo….curiosa, receptiva…a hacer cosas.
    Donde ellos decian “agresiva” yo veo…que tenia muchas restricciones, muchos miedos. El de las motos que arrancan a su lado inesperadamente a veces se manifiesta. Pero por eso no la voy a reñir.

    A veces los miro y me pregunto. Qué responderian ellos a una pregunta como esa….”¿Oyes voces?”.
    Me inclino a pensar que ellos también serian literales y la respuesta seria ¿Me lo preguntas en serio?¿Es que tu no las oyes?.

    Nos iria tanto mejor la vida si en lugar de buscar tener una respuesta para todo buscásemos tener preguntas para todo.
    Abiertos a que nos sirvan todas las respuestas.

  3. Hola Carlos,
    No crees que puede haber una lectura bidireccional si tenemos.en cuenta que el perro nos “lee” a nosotros también constantemente muestro lenguaje corporar, manera de actuar y demas? No estoy de acuerdo en que por leer al perro se le robe la condición de interlocutor…
    Por ejemplo el término se utiliza mucho en el deporte como “leer al rival” y no se objetualiza ni se le quita a ese rival su capacidad innata de comunicarse, simplemente en leer sería la manera de otro de interpretar ciertos gestos, conductas,expresiones corporales etc..
    Vaya por delante que creo entender a lo que quieres hacer alusión pero discrepo en que por leer al perro el pierda su capacidad de interlocutor y no pueda hacer él lo mismo con nosotros..
    Un saludo

  4. María Marta Aguirre Paz - Abril 17, 2017

    Olga una maravilla tu comentario !
    Por otro lado me parece que más allá de las palabras que usemos para describir la intención de comprender al otro , la diferencia está en el para que “leemos” , observamos ,etc. Si hay algo que resulta muy difícil es tener una lectura objetiva de lo que sea ya que nuestra propia subjetividad se nos derrama. Objetualizar al otro es a veces un mecanismo de defensa para evitar que despierte nuestra emocionalidad , ya que la empatía tiene su precio. En otras situaciones objetualizar o intentar ser menos subjetivo responde a la disociación instrumental que nuestra psique necesita activar para poder hacer. En otro sesgo recuerdo que
    Lacan decía que el haber sido ” el objeto de deseo del Otro “, nos daba la dignidad de ser sujetos . Interesante tema para ponernos todos a pensar

  5. María Marta Aguirre Paz - Abril 17, 2017

    Para que leemos , para que intentamos comprender al otro sujeto y que hacemos con eso es donde yo pondría el acento.
    Y para que mi comentario no tenga la tentación de convertirse en un ensayo que no tendría capacidad de escribir , pongo un punto que será tal vez, un punto final o uno de capitoné, porque cada punto finalmente resignifica todo lo anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *