Refuerzos internos y externos

Publicado el 12 de Agosto de 2009

Existen dos formas de refuerzo individual para el perro:

  1. Interno, que hace que al perro le satisfaga estar haciendo lo que hace, la misma conducta es el refuerzo.
  2. Externo, que motoriza la conducta en base a la expectativa de obtener algo de interés (comida, juguete…).

Lo más interesante es que hoy sabemos que se puede conseguir que conductas obtenidas por un tipo de refuerzo individual pasen progresivamente a ser reforzadas por el otro. Esto permite grandes ventajas:

  1. Para el adiestramiento donde podremos conseguir que una conducta nueva, aprendida con reforzadores externos, pase a auto-reforzarse con los beneficios en economía de refuerzos y proactividad que supone. Aquí pondría un ejemplo, pero creo que la serie de vídeos de Pere Saavedra con el “rodea” en border collies es modélico. Lo cierto es que gran parte del nuevo libro que tengo “en el horno” se centra en cómo conseguir esto y lo iré contando en diferentes entradas.
  2. Para la corrección de conducta, que es en lo que me voy a concentrar hoy, donde una conducta que el perro realiza por diversión (refuerzo interno) puede reforzarse externamente hasta que deje de tener valor propio y se extinga al abandonar el programa de refuerzo externo.

Aquí pondré como ejemplo uno muy clarificador que me contó Pablo Roy, el responsable de los leones marinos de Zoo de Madrid: Tenían una orca que se divertía arrancando la silicona de las ventanas de su piscina, esto era un problema porque podía romper la instalación. Era obvio que la orca se aburría e intentaron varias medidas de enriquecimiento ambiental, pero lo que de verdad le molaba al bicho era ir arrancando la silicona.

Trabajar con orcas es muy didáctico porque no se sienten tentaciones de enfadarse con ellas ni de ponerse a castigar antes de pensar alternativas (¿por qué será?). Lo que hicieron fue usar un programa de refuerzo externo continuo: cada vez que cogía la silicona, pescado al canto.

¿Estaban locos premiándole por su mala conducta?, ni mucho menos, estaban haciendo que una conducta que era auto-satisfactoria, y que por ello se mantenía por sí misma, dependiera de refuerzos externos. Además al usar refuerzo continuo sabemos que la extinción al dejar de reforzar es más rápida: en un par de meses de trabajo la orca tiraba de la silicona y salía a pedir su premio, cuando dejaron de darle el pescado la orca dejó de arrancar la silicona.

Un uso alternativo y diferente de los premios para eliminar conductas incorrectas, lo hemos probado en muchas ocasiones con perros y, si se consigue el refuerzo continuo, SIEMPRE nos ha salido. Los propietarios flipan y te hacen la ola.

La verdad es que para no ser un positivo “de carnet”, mira que doy ideas de trabajo en positivo. 😉

Share Button

Comentarios:


  1. claudia estanislau - Agosto 14, 2009

    excelente artigo muito bem escrito Gracias!

  2. Jorge Ortega - Agosto 18, 2009

    ¡Muy interesante! Pero supongo que como comentas sólo sería de utilidad en donde la conducta se deba a algo autosatisfactorio, como escarbar en el jardín y cosas por el estilo… Lo complicado debe ser el tema del refuerzo contínuo hasta llegar a generarle expectativa y saber en qué momento poder suprimir los refuerzos.

  3. Pere Saavedra - Agosto 20, 2009

    Muchas gracias por el escrito Carlos y por la mención a nuestro trabajo con los perros.

    Un abrazo

    Pere

  4. Jose Antonio - Agosto 25, 2009

    Interesante articulo y muy interesante el trabajo con la orca, pero podría ser arriesgado si emplea con algunos comportamientos, además de, como dice Jorge, tiene que ser complicado saber en que momento suprimir los refuerzos.

    Un saludo y gracias por el blog.

  5. Alejandra - Agosto 28, 2009

    Gracias Carlos por el artículo, muy interesante. ¿Algún protocolo a seguir para saber, por ejmplo, el punto de quitarle el ref. externo?
    Saludos cognitivos,
    Alejandra

  6. Alvaro Osorio Garcia - Noviembre 3, 2009

    Cordial Saludo Carlos:
    Muy interesante, lo de premiar la conducta indeseada de manera fija para hacerla depeender del refuerzo externo, y luego extinguirla dejando de premiarla.
    Quisiera saber si dentro de tu experiencia, has aplicado este procedimiento a perros con comportamientos coprofagicos.
    A tu criterio y experiencia, cual es el metodo mas adecuado para corregir este tipo de comportamientos?
    Gracias por tu ayuda y felicitaciones por tan interesante blog

    Alvaro E Osorio G
    Entrenador canino profesional
    Cali-Colombia

  7. Mercedes Iacoviello - Agosto 23, 2013

    Genial la historia de la orca!!! Eso es hacer una aplicación inteligente del conocimiento teórico acumulado… La mejor imagen que leí sobre el refuerzo variable y el refuerzo constante es la comparación entre una máquina de bebidas (siempre que pongo la moneda sale el agua mineral, disculpas, no me gusta la gaseosa, je!), y una máquina tragamonedas (pongo monedas, y consigo premios de monto y frecuencia aleatoria). Si se descompone la máquina de gaseosas, la patearé un par de veces y me retiraré protestando bajito. Si se descompone la tragamonedas, puedo alimentarla larguísimo rato hasta sospechar que el casino me está estafando.
    Saludos desde Buenos Aires! Mercedes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *