Beneficios y aplicaciones de los targets dinámicos en el entrenamiento de perros

Publicado el 8 de Febrero de 2011

En adiestramiento de perros es común el uso de targets (dianas) que el perro debe contactar con alguna parte de su cuerpo para conseguir ser reforzado, siendo lo más frecuente que use su nariz o sus patas.

Los targets son una estructura de adiestramiento muy útil para enseñar con facilidad y consistencia una multitud de conductas: el entrenamiento de las zonas de contacto en Agility con la técnica “dos dentro dos fuera”, encender y apagar luces con la nariz, el comando “adelante”…

Los targets tradicionales son estructuras de adiestramiento fundamentalmente estáticas
: el perro busca llegar al contacto con el target y su movimiento o conducta viene, bien de querer llegar al target o bien de querer seguir en contacto mientras el target se mueve, cuando el target se para el perro se aquieta para mantener el contacto, esto también facilita entrenarlos con estabilidad.

Sin embargo se ha achacado a los targets el lastre tradicional de enlentecer al perro cuando nuestro objetivo es que realice una serie de conductas muy rápidas al final de su adiestramiento, como sucede, por ejemplo, en Agility, donde el “dos dentro dos fuera” es considerada una técnica para “asegurar” mientras que, por ejemplo, el “running contact”, que no se entrena a través de targets, es una técnica para conseguir mayor velocidad, si bien más arriesgada.

Algunos adiestradores han conseguido minimizar esta carencia de los targets desarrollando una gran destreza al mover el target, esto ayuda, pero el perro siempre mantendrá una tendencia a buscar un punto final estático, además haciendo esto la atención del perro puede centrarse demasiado en el target en movimiento (he visto perros tropezar por no ver un obstáculo mientras seguían un target :() y desatender el resto de información del entorno.

La mejor manera de combinar la precisión de los targets tradicionales con la velocidad es a través del uso de targets dinámicos ¿Y, me preguntaréis, eso qué es?

Muy sencillo: Un target dinámico es una diana a la que el perro no sólo debe llegar sino que debe cruzar, el ejemplo más fácil es un aro. Cuando se enseña a un delfín es frecuente usar esta estructura para “guiarle” sobre cómo debe ser el salto que deseamos que realice, aunque los targets tradicionales (estáticos) son la estructura más común en el entrenamiento de delfines, los targets dinámicos son muy útiles cuando nos interesa tanto el “cómo” salte el delfín que el “dónde” lo haga (lo que se enseñaría perfectamente con el target tradicional.

Esto es perfectamente aplicable y aprovechable en los perros, pondré algunos ejemplos: cuando en agility queremos que el perro salte ciñéndose a uno u otro lado del salto no nos podemos plantear usar un target de patas (con una alfombrilla como plaza final) después del salto, porque el perro sabría dónde debe colocarse al salir pero enlentecería la ejecución, pues el perro debe pararse y luego continuar (como en el “dos dentro dos fuera”). Esto podría ser válido para los saltos de Ring Francés (y de hecho se entrenan habitualmente de esta manera) donde el perro debe pararse en el sitio adecuado después de saltar, pero no es la mejor estrategia en agility.

Igualmente al querer ceñir un perro a los escondites de RCI no es lo más conveniente usar targets estáticos porque pararíamos al perro después de cada registro, teniendo que reactivarle para continuar.

Sin embargo sí que podemos enseñar al perro una estructura de target dinámico pasando por un aro, así, después podremos colocar los aros no donde queremos que llegue el perro como sucede con los targets estáticos, sean alfombrillas, sticks, la mano o cualquier otro elemento, sino por donde queremos que pase, cuando el perro pasa por el target dinámico conseguimos cuatro ventajas:

  • Primero: No se frena para llegar al target, sino que acelera para pasarlo a toda velocidad, con lo que no habrá pérdida de velocidad ¡todo lo contrario!
  • Segundo: El perro no debe esperar una orden para “romper” el contacto con el target y continuar, por lo que es más fácil enlazarlo con otro comando o indicación.
  • Tercero: Si hemos situado bien el target dinámico no sólo conseguimos la correcta realización del ejercicio anterior, sino que facilitamos en el perro el enfoque óptimo para el siguiente.
  • Cuarto: Retirar la estructura y dejar que permanezca el aprendizaje es mucho más fácil, porque el target tradicional consigue una acción final: cuando tocas el target has tenido éxito, mientras que el target dinámico enseña un patrón motor: si saltas o sales del revir de esta manera concreta pasarás el target mejor y más rápido, lo que crea una memoria muscular y es auto-reforzante, pues el perro aprende una manera de saltar o de salir del revir (el “cómo” realizar la conducta que decíamos antes), que hará suya, pues le permite moverse con más eficacia.

Como digo los targets dinámicos son una de las estructuras que, en mi opinión, van a ser más utilizadas en un futuro próximo para los entrenamientos de perros que requieran velocidad y precisión (así que mi amigo Pablo Caballero debe tomar nota). Dentro de poco estoy seguro de que se comercializarán un sinfín de productos que nos permitan aprovechar esta fantástica estructura de adiestramiento que ahora mismo sólo utilizan ocasional y parcialmente algunos adiestradores concretos.

Sí quiero mencionar aquí al excelente adiestrador Juan Carlos Aparicio que ha sido de los primeros en ver el potencial de los targets dinámicos e incorporarlos a su entrenamiento de manera sistemática ¡Y él no ha necesitado trabajar con delfines para darse cuenta de su potencial!

Share Button

Comentarios:


  1. Jorge Ortega - Febrero 8, 2011

    Corrígeme si me equivoco, Carlos: ¿No podría aplicarse también como target dinámico el que el perro pase entre las piernas del guía?
    Me refiero a perros pequeños, ya que con los grandes podría ser algo peligroso… 😉

  2. Pere Saavedra - Febrero 8, 2011

    Un ejemplo muy claro es la utilización de aros en las zonas de contacto de Agility, antiguamente se hacia sin saber qué nombre tenía esa técnica 🙂

    En el ejemplo que pone Jorge Ortega estoy pensando… puede incluso haber dos, uno dinámico para pasar (las piernas) y otro estático para mantener una conducta, por ejemplo el tumbado entre las piernas encima de un corcho o alfombrilla.

    Yo he visto personas trabajando en positivo que se extrañaban cuando yo movía los target… y es que dentro de una buena técnica está la creatividad que crecer con ella.

    Efectivamente, como comenta Carlos, en los 2on2off de las zonas, el perro no acelera porque se lo pasaría. En Agility, el logro de rápidas zonas no está tanto en los target, sino en la consistencia de las señales liberadoras, trabajándolas de forma variable.

    La utilización de los aros para conseguir enseñar al perro a saltar cualquier parte del cuerpo del guía, son también ejemplos de target dinámicos. Pues se utilizan para enseñar la altura correspondiente y la parte del cuerpo que toca.

    Carlos es así o estoy equivocada???

  3. Hola,
    Efectivamente Jorge, ese podría ser un target dinámico (y según el caso muuuy doloroso).

    Y, por supuesto, Pere que el uso de aros para indicar cómo y qué parte del cuerpo saltar son ejemplos perfectos de targets dinámicos. Combinar esta estructura de entrenamiento con otras es más que posible y dependerá de la capacidad (¡y creatividad!) de cada entrenador. Pero ¡Qué te voy a contar a ti de capacidad y creatividad como entrenadora! Más bien espero a Abril y a ver qué nos cuentas tú ;).

    La ventaja de poner nombre a las cosas es que se amplía su rango de utilización al definirse sus características y los efectos concretos que produce. Así todo el mundo puede saber si les interesa o no incorporarlo a sus herramientas como adiestradores.

  4. PABLO CABALLERO - Febrero 10, 2011

    Muchísimas gracias y tomo nota.

    Este fin de semana pasado comentaste que el “target dinámico” tendría mucho peso en las técnicas futuras y desde entonces le llevo pegando al “coco”.
    En fin, cada quince días me doy cuenta de todo lo que me queda por saber.

  5. Juan Carlos Aparicio - Febrero 28, 2011

    Hola Carlos:

    Gracias por la mención…..te hago un comentario de pasada sobre algo que para mi no era gran cosa y resulta que son target dinámicos…….soy la leche.

    Bueno….comparto con todos lo que yo hago y a ver si sacamos más ideas.

    Con mis perros…..tanto la que hace agílity, como la que busca en grandes áreas, tenía que enseñar comados de dirección (izquierda/derecha, sigue, revir…..). Empecé usando target de patas, pero no me gustaba el resultado porque el perro paraba y en ningún caso me interesaba que lo hiciera (inercia indeseable). Además, en el caso de los revir, en agílity no siempre se hacen giros completos……el perro puede rodear un obstáculo parcialmente y continuar su recorrido sin volver hacia el guía (no se si me explico). Colocar el aro donde me interesa me permite practicar distintos grados de giro.

    También lo uso en las salidas de las zonas de contacto (como ha dicho Pere) y para enseñar a seguir en línea recta (romper inercias de girarse hacia el guía).

    Os explico también como hago los aros…..pero esto tengo que perfeccionarlo. Es importante que no sea peligroso para el perro, así que uso unos cinchos metálicos (como de hoja lata) que se usan para el empaquetado de materiales de construcción…..se consiguen en cualquier obra o almacén de materiales. Los corto a la medida que necesito (aproximadamente trato de que queden a la altura de la cruz del perro) y los meto dentro de un pedazo de tubo de goma (manguera de jardín normal). Como de la goma dejo que salgan algo los cinchos por los extremos, estos los clavo en el suelo (yo entreno en hierba) y ya está……queda un aro en el suelo que mantiene bien la forma, pero que es muy flexible (menos mal, porque los perros a veces se los llevaban puestos).

    El problema que estoy tratando de solucionar es como hacer unos aros que me pueda llevar y utilizar en terreno duro. De momento voy a probar remachar los cinchos a una chapa metálica suficientemente pesada como para que aguante el aro…..pero tengo que mirar que no haya bordes ni nada que pueda dañar al perro.

    En fin…..yo soy un poco torpe para el bricolaje….a ver si algún manitas da ideas.

    Un saludo.
    Juan Carlos

  6. Tània - Junio 13, 2011

    Hola Juan Carlos,

    Que te parece si usas unos tubos flotantes para piscina como estos http://articulo.mercadolibre.com.mx/MLM-57803223-tubo-barra-flotante-natacion-flotadores-varios-colores-nuevo-_JM los unes haciendo un aro y solo tienes que comprar cinta adhesiva de doble cara para pegarlos al suelo ? no lo he provado he? quizá se caigan de lado ….
    También creo que seria facil cortarlos para que fueran planos por abajo .. no sé

    saludos!

  7. super!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *